Parlamento Europeo Unión Europea Tribunal de Justicia Comisión Europea

El 26 de noviembre de 2013 el Tribunal de Justicia dictó tres sentencias en los asuntos Gascogne Sack Deutschland / Comisión,  Kendrion/Comisión y Groupe Gascogne/Comisión. Son tres sentencias importantes por el hecho de que la Gran Sala del Tribunal de Justicia ha intentado abordar, con voluntad de ordenar la jurisprudencia anterior, su posición respecto de un tema sensible: la alegación de dilaciones indebidas atribuibles al Tribunal General de la Unión Europea.

La cuestión de las dilaciones indebidas había sido ya tratada por el Tribunal de Justicia en los asuntos Baustahlgewebe/Comisión y Der Grüne Punkt – Duales System Deutschland/Comisión. En ambos casos el Tribunal de Justicia declaró que el Tribunal General había incurrido en una lesión del derecho fundamental a causa de las dilaciones del proceso sufridas en la instancia. Sin embargo, en el primer asunto citado, donde no había sanciones recurridas, el Tribunal de Justicia incitó a la parte recurrente a reclamar, por vía indemnizatoria, los daños sufridos. En el segundo asunto, en el que sí había en juego una sanción, el Tribunal de Justicia compensó el daño sufrido mediante una reducción de la sanción. Por tanto, no quedaba del todo claro cuál era la vía de recurso adecuada, pues, en principio, parecería que el criterio de la vía de recurso se basaría en el tipo de acto recurrido, solución que no siempre sería ni clara ni del todo satisfactoria.

 

En las sentencias Gascogne Sack Deutschland et al. el Tribunal de Justicia ha optado por una solución categórica: la acción de responsabilidad extracontractual por daños cometidos por la Unión (arts 268 y 340 TFUE). La ratio decidendi no puede ser más expresiva:

“88      Es cierto que el presente asunto se refiere a una situación análoga a la que dio lugar a la sentencia Baustahlgewebe/Comisión, antes citada. No obstante, un recurso de indemnización interpuesto contra la Unión al amparo de los artículos 268 TFUE y 340 TFUE, párrafo segundo, constituye, en la medida en que puede abarcar todos los supuestos de superación de la duración razonable de un procedimiento, un remedio efectivo y de aplicación general para alegar y sancionar tal violación.

89      Por lo tanto, procede declarar que el incumplimiento por un órgano jurisdiccional de la Unión de su obligación derivada del artículo 47, párrafo segundo, de la Carta, de juzgar los asuntos sometidos a su conocimiento dentro de un plazo razonable debe ser sancionado por la vía de un recurso de indemnización interpuesto ante el Tribunal General, por constituir tal recurso de indemnización un remedio efectivo.

90      De ello se desprende que una pretensión de reparación del daño ocasionado por la inobservancia, por parte del Tribunal General, de un plazo de enjuiciamiento razonable no puede formularse directamente ante el Tribunal de Justicia en el marco de un recurso de casación, sino que debe plantearse ante el propio Tribunal General” (apartados de Gascogne Sack Deutschland, y reproducidos en Kendrion y Groupe Gascogne).

A nadie se le escapa que el tribunal competente para conocer de esta vía indemnizatoria es el Tribunal General. Por tanto, será el propio Tribunal General el encargado de enjuiciar una dilación acaecida en su interior, situación que puede parecer a primera vista algo extraña. No obstante, el Tribunal de Justicia añade más adelante que la formación encargada de juzgar la acción indemnizatoria en el Tribunal General deberá ser diferente a la que conoció o conoce sobre el fondo (ap. 96, Gascogne Sack Deutschland, y reproducido en Kendrion y Groupe Gascogne).

Ahora bien, la vía indemnizatoria como vía de recurso para enjuiciar (y resarcir) dilaciones indebidas, tal como ha quedado ahora configurada, no está exenta de interrogantes. El Tribunal de Justicia no ha especificado cual es el dies a quo a partir del cual comienza a correr el cómputo para el ejercicio de la acción. Podría darse el caso, pues, de que el Tribunal General siga conociendo del fondo del asunto y que, simultáneamente, una de las partes ejerza una acción de responsabilidad ante el mismo Tribunal General. Asimismo, las sentencias son muy categóricas al excluir la vía casacional como medio de alegación de este motivo, pero no todos los supuestos pueden limitarse a la impugnación de actos sancionadores o actos declarativos de una ilegalidad. Estos y otros extremos deberán abordarse en próximas resoluciones del Tribunal de Justicia.

Asociación Española para el Estudio del Derecho Europeo - AEDEUR |