Parlamento Europeo Unión Europea Tribunal de Justicia Comisión Europea

El Tribunal Europeo de Derechos Humanos ha pronunciado este martes su sentencia (no definitiva) en el asunto A.C. y otros contra España, en la que ha declarado, por unanimidad, la existencia de una violación del artículo 13 de la Convención (derecho a un recurso efectivo), en combinación con los artículos 2 y 3 de la misma (derecho a la vida y prohibición de la tortura y tratos inhumanos o degradantes, respectivamente).  El asunto tiene su origen en las solicitudes de protección internacional presentadas en España por 30 saharauis,  tras los acontecimientos ligados al desmantelamiento del campamento de Gdeim Izik en noviembre del 2010.

 

Dichas solicitudes fueron rechazadas por la vía administrativa y, subsiguientemente, por la Audiencia Nacional. Tras esta última decisión, los demandantes, presentaron con éxito ante el TEDH una solicitud de medidas provisionales al amparo del artículo 39 del Reglamento interno del TEDH, para paralizar su expulsión mientras que se resolviera el recurso de casación presentado ante el Tribunal Supremo. Ante estos hechos, la sentencia del TEDH únicamente se centra en dilucidar si, mientras que los recursos sobre el fondo se encuentran aún pendientes, existen garantías efectivas que protejan a los solicitantes de asilo frente a la potencial devolución a Marruecos. A este respecto, el TEDH hace hincapié, en primer lugar, en el carácter acelerado del procedimiento ante la Audiencia Nacional, que no permitió a los solicitantes precisar sus argumentos en relación a la necesidad de suspender los procedimientos de expulsión. En efecto, el Tribunal de Estrasburgo señala que únicamente ha sido la aplicación del artículo 39 de su Reglamento el elemento que ha hecho posible la suspensión de la expulsión de los solicitantes de asilo.

El TEDH no se pronuncia sobre la cuestión de si los artículos 2, 3 y 5 de la Convención han sido violados individualmente, ya que los órganos jurisdiccionales internos todavía no se han pronunciado sobre esta cuestión con carácter definitivo. En tanto en cuanto esto no ocurra, el TEDH ha decidido mantener las medidas provisionales, disponiendo que España debe asegurar que los solicitantes de asilo puedan permanecer en su territorio hasta que exista una decisión judicial definitiva sobre sus solicitudes.

El texto de la sentencia, en francés, se encuentra disponible aquí

Asociación Española para el Estudio del Derecho Europeo - AEDEUR |